Buscar
  • Paula Escobar P.

¡Cómo salmón contracorriente, así me siento!


Sabías que, los salmones cuando han madurado migran y nadan río arriba para desovar, vuelven al lugar de

origen, el que los vio nacer, para eso utilizan magnetorrecepción, o sea tienen la capacidad de detectar la dirección y sentido del campo magnético, obteniendo así, información sobre el sentido y latitud y dar dirección a su viaje para localizar la posición general de su río natal


, para trasladarse del mar al río nadan contra corriente, por esto se dice que son anádromos, un término que proviene de la palabra griega anadromous, que si


gnifica "correr hacia arriba".


Todo esto te lo cuento por que, en el año 2007, ingresé a trabajar a una salmonera importante del sur de Chile, aprendí tantas cosas que ni te imaginas, pero esta es una de las que más me llamó la atención, me sentí identificada con esto de ser anádromos, he corrido hacia arriba, en contra la corriente muchas veces, algunas de ellas por decisión propia y otras solo por que me dejé llevar, lo interesante es como el cuerpo va creando la resistencia y la fuerza para sostener este viaje.


Ir contra la corriente tiene costos y beneficios, probablemente las personas a tu alrededor te hagan ver más los costos y tú evalúes más los beneficios, es muy común que nos enamoremos de nuestras propias ideas.También puede pasar que alguien te este motivando a ir contra la corriente y esto no te convenza o no quieras, o también puede pasar que encuentres a otro igual que tú que quiera nadar contigo.


Como fuere, todo el tiempo nos vemos enfrentados a tomar decisiones, este proceso es tan habitual que poco nos detenemos a pensar sobre cómo lo llevamos a cabo.


El proceso de decisión es un proceso que es parte de nuestro pensamiento y es un capacidad cognitiva, que nos permite aprender de la experiencia, razonar adecuadamente y hacer frente a las demandas de las vida cotidiana y es también una competencia, orientada al análisis de un problema en el cual hay que elegir entre diversas alternativas con el fin de conseguir el mejor resultado, en el fondo cuando tomamos decisiones siempre esperamos tomar LA mejor alternativa, o sea esperamos los mejores resultados.


Toda esta experiencia, es sí misma es una experiencia de Aprendizaje, que nos lleva a generar un cambio relativamente estable en la conducta e involucra afectos, emociones, pensamientos en un contexto social.


O sea cuando tomamos una decisión siempre esperamos tomar LA mejor decisión y que los resultados sean dentro de lo esperado y en esta experiencia aprendemos, pero ¿qué pasa cuando nos vemos enfrentados a tomar decisiones que van en contra de la corriente, en contra de lo establecido, en contra de nuestro propio comportamiento habitual, en contra de todo, cuando por alguna razón queremos o debemos salir de nuestra zona de confort?


Uuuffff… es terrible, nos llenamos de ansiedad, de miedo, incluso tal vez de una sensación parecida al vértigo o la adrenalina… te has sentido así alguna vez?


Asumir las consecuencias de estas decisiones es por lejos lo más difícil de hacer, y a veces al analizar esto, nos arrepentimos y nos quedamos viviendo en la zona de confort… y nuestro corazón queda con una pequeña grieta y la pregunta que viene ocasionalmente a la cabeza… ¿que hubiese pasado si?


No tengo la intención de animarte a ir contracorriente, con este post quiero animarte a darle una vuelta, a retomar esa idea, a ir a tu esencia más profunda, activar tu magnetorreceptor revisando quien eres, cual es tu identidad, donde esta tus orígenes, como te defines, cuando te olvidaste de ti, qué era lo que querías hacer y se postergó, hacia donde querías ir, donde perdiste el camino, ve cómo se siente tu corazón y revisa como estas en este momento, a que te quieres dedicar … a lo mejor sin planearlo estás donde quieres estar, a lo mejor no, también puede pasar que por ahora la mejor decisión sea no tomar decisiones, lo importante es revisarlo, hacerlo consciente y evitar el dolor, la ansiedad, la incertidumbre o la culpa que nos queda por no focalizar en algo.


Independiente del resultado, te invito a hacer, como dice mi papá, un examen de conciencia, una conversación interna e íntima contigo mism@ y te invito a no temer a tu capacidad de anádromo, hoy menos que nunca…


Se despide y te acompaña una anádroma…

16 vistas

Diseño  @intersuficienciasomos